Realización de un diagnóstico integral y exhaustivo de la institución que comprende entre otras cosas: la revisión de su misión, visión. De su biografía institucional. Análisis de su cultura interna, valores, clima interno. Canales y medios de comunicación externa existentes con clientes, proveedores y competencia. Tipo de comunicación practicada y desarrollada por la institución hasta el presente. Visión y autodiagnóstico de los directores. Situación de mercado, etc.

Concluida esta etapa (de conocimiento en profundidad de la compañía y sus vínculos externos) se procede a realizar la planificación, sus objetivos, presupuesto y tiempo de realización.